1.     Formarse una imagen ajustable y positiva de si mismo.

2.     Identifica, reconocer y representar las partes fundamentales de su cuerpo y funcionen adquiriendo las posibilidades de acción y expresión Controlando gestos y movimientos.

3.     Identificar los propios sentimientos, emociones, necesidades y ser capaces de integrarlas

4.     Realizar de manera más autónomas actividades habituales, aumentando sentimientos de de confianza en si mismos.

5.     Desarrollar hábitos de respeto, ayuda y colaboración, evitando actitudes de discriminación

6.     Disfrutar el sentido religioso y la interiorización.

7.     Progresar en hábitos relacionados con la higiene y la salud.

8.     Participar en juegos y actividades.